¿Y SI HEREDA LA VOCACIÓN ?

Rosa miraba hace unos días a su hijo de 2 años que intentaba “arreglar” una radio reloj de mesilla que él mismo acababa de tirar al suelo. Su marido que lo estaba viendo le dijo, ya verás, éste ha salido a ti. De repente, empezaron a asaltarle pensamientos como. ¿Podría ser su hijo Ingeniero Industrial si quiere? Me refiero a Ingeniero Industrial “a secas” la carrera generalista, dura pero magnífica que ella estudió. Es posible que el niño quiera ser bombero o astronauta o filósofo. Pero, y si le diera la gran alegría de querer ser ingeniero industrial como ella, ¿podrá hacerlo? Creo que hay dificultades para que tenga esa opción. Tendrá muchas titulaciones para elegir, muy específicas, Ingeniero tal, ingeniero cuál pero, tal vez no pueda elegir Ingeniero sin más “apellidos ” que industrial.

herramientas2Rosa empezó a recordar cómo fue su decisión de estudiar “industriales”. En su casa no había tradición, ni sus cuatro hermanos mayores, ni tíos, ni primos, ni amigos de sus padres,… Era una carrera más bien de chicos pero, contrariamente a lo que se temía cuando lo anunció en casa, su padre no puso objeción. Él siempre había dicho que le gustaría tener algún médico, arquitecto o abogado entre sus 5 hijos. Sus hermanos estudiaron, historia, biología, económicas y química, así que Rosa imagina que, él, que no pudo estudiar más que el bachiller y que se quedó a cargo de la casa al morir su padre cuando contaba 18 años y se tuvo que poner a trabajar, pues por eso tal vez, lo de la última niña, su Rosa, ingeniera, le gustó. Le notó orgulloso de ella. A su madre, sin embargo, le daba totalmente igual qué estudiase, simplemente quería que estudiasen, sobre todo las mujeres de la familia, para que si decidían ser amas de casa como ella, fuese por su elección, con el respaldo de unos estudios detrás.

Pero, después vino la propuesta, y ¿por qué no estudias la técnica? y sí te va bien sigues con la superior. No, Rosa fue tajante, estaba empeñada, ese tipo de certezas que tenemos con 18 años, sabía ya que elegiría la especialidad de Energías, donde ella tenía puesto el ojo, quería estudiar las energías renovables y cómo contaminar menos gracias al ahorro energético. Para llegar a eso, primero debía estudiar cuatro cursos y medio sin especialización, dando muchas matemáticas, física, química, teoría de máquinas, materiales, economía, gestión, mercadotécnica, estructuras, …tantas cosas. Bueno, pues esa es una elección y una historia, válida como muchas otras. Muchas cosas que en aquellos años estudió, las ha entendido bien después, es decir, le han servido en la vida. Le curtieron aquellos años.

Y ¿qué pasa ahora? ¿Se van a equiparar gran parte de las competencias? ¿Desaparece la ingeniería industrial como tal para las próximas generaciones?

Que podrá hacer un grado especialista y después uno o dos años para completar. Lo siento, pero no es lo mismo. Creo que se pierde el carácter generalista que es el que , al fin y al cabo tiene la industria. Hay industrias de botones o de naves espaciales, se puede gestionar un gran hotel o la instalación de un gran parque eólico, diseñar de manera eficiente las instalaciones de climatización de un gran centro comercial…¿Es posible impartir una formación desde lo particular a lo general? No es más fácil al revés ¿como está ahora?

Será ésta una especie de nostalgia como la que se tiene de los discos de vinilo. No, no es lo mismo, esto se parece más a la radio. Por muchos otros medios que lleguen, televisión, internet…la radio no debe desaparecer, ni va a desaparecer. Se moderniza, se adapta a los tiempos, pero no desaparecerá. su esencia permanece. Eso mismo se debe defender de la Ingeniería Industrial.

Rosa sabe muy bien cuál ha sido el motivo de que no se haya preocupado bastante hasta ahora por ver qué pasaba con las nuevas regulaciones de la Universidad y de los colegios profesionales.

Puede ser que en estos últimos años, las ocupaciones del día a día del trabajo y la familia hayan hecho que se le olvidara preocuparse más y ocuparse en defender su profesión. La profesión que precisamente ha permitido que tenga ese trabajo que contribuye al sustento y futuro de su familia. Pero, a partir de ahora le gustaría ver qué puede hacer.

Porque no le gustaría que algún día su hijo le diga, “Mamá, quiero estudiar lo mismo que tú” y le tenga que decir que no puede.

NeuNEUSs Soler Campillo.

Ingeniera Industrial, Especialidad en Técnicas Energéticas por la Universidad Politécnica de Valencia. Antes de dedicarse a la docencia, fue consultora en los Departamentos de Nueva Construcción y Grandes Clientes de ENDESA en Barcelona y Alicante. Ocupó el puesto de Jefa del Servicio de Evaluación y Calidad Educativa de la Consejería de Educación, Cultura y Universidades entre 2011 y 2014. Actualmente es profesora y Jefa del Departamento de Energía y Agua en el IES El Palmar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s